Saltar al contenido

153 Frases de William Shakespeare maravillosas

William Shakespeare es uno uno de los máximos exponentes de la dramaturgia a nivel mundial.

Sus obras han sido traducidas e interpretadas en todo el mundo, A lo largo de su obra este autor, dramaturgo y poeta ha dejado grandes frases para el recuerdo de muy diversas temáticas, tratando aspectos como el amor, la pasión, el engaño, la traición o la lealtad.

En este post encontrarás las mejores frases de William Shakespeare para compartir con allegados y amigos.

Frases cortas de William Shakespeare

1. Ser o no ser, esa es la cuestión.



2. Cuanto te vi me enamoré y tu sonreíste porque lo sabías.



3. Antes que nada ser verídico contigo mismo. Y así, tan cierto como que la noche sigue al día, hallarás que no puedes mentir a nadie.



4. Así, ¡oh conciencia!, de nosotros todos haces unos cobardes, y la ardiente resolución original decae al pálido mirar del pensamiento.



5. Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba, enganchalos a tu alma con ganchos de acero.



6. La vida es una historia contada por un idiota, una historia llena de estruendo y furia, que nada significa.



7. Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras.



8. Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, que todas las que pueda soñar su filosofía.



9. El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho.



10. En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser.



11. No hay nada bueno o malo, el pensamiento lo hace así.



12. El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos.



13. No tratéis de guiar al que pretende elegir por sí su propio camino.



14. Presta el oído a todos, y a pocos la voz. Escucha las censuras de los demás; pero reserva tu propia opinión.



15. No basta levantar al débil, hay que sostenerlo después.



16. El hombre arruinado lee su condición en los ojos de los demás con tanta rapidez que él mismo siente su caída.



17. Sería muy poco feliz si pudiera decir hasta qué punto lo soy.



18. Si todo el año fuese fiesta, divertirse sería más aburrido que trabajar.



19. Al nacer, lloramos porque entramos en este vasto manicomio.



20. Las heridas que no se ven son las más profundas.



21. En un minuto hay muchos días.



22. El peor pecado hacia nuestros semejantes no es odiarlos, sino tratarlos con indiferencia; esto es la esencia de la humanidad.



23. Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos.



24. Hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos la mano y uno delante de otro.



25. El tiempo no vuelve atrás, por lo tanto, planta tu jardín y adorna tu alma en vez de esperar a que alguien te traiga flores.



26. Conservar algo que me ayude a recordarte sería admitir que te puedo olvidar.



27. Hay sonrisas que hieren como puñales.



28. No hay nada tan común como el deseo de ser elogiado.



29. Estamos hechos de la misma materia que los sueños y nuestra pequeña vida termina durmiendo.



Frases de amor de William Shakespeare

30. El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen.



31. El amor de los jóvenes no esta en el corazón, sino en los ojos.



32. Es amor bien pobre el que puede evaluarse.



33. El amor es un loco tan leal, que en todo cuanto hagáis, sea lo que fuere, no halla mal alguno.



34. El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia.



35. Si no recuerdas la más ligera locura en que el amor te hizo caer, no has amado.



36. Mi corona está en el corazón, no en mi cabeza.



37. La lealtad tiene un corazón tranquilo.



38. El amor no mira con los ojos sino con el alma.



39. Oír con los ojos es una de las agudezas del amor.



40. Malgasté mi tiempo, ahora el tiempo me malgasta a mí.



41. La mujer es un manjar digno de dioses, cuando no lo cocina el diablo.



42. Tan imposible es avivar la lumbre con nieve, como apagar el fuego del amor con palabras.



43. Ligerezas como el aire son para el celoso fuertes confirmaciones, como un testimonio de las Sagradas Escrituras.



44. En la amistad y en el amor se es más feliz con la ignorancia que con el saber.



45. En nuestros locos intentos, renunciamos a lo que somos por lo que esperamos ser.



46. No ensucies la fuente donde has apagado tu sed.



47. El amor no prospera en corazones que se amedrentan de las sombras.



48. El que no se ama a sí mismo no puede amar a nadie.



49. Un sentimiento moderado revela amor profundo, en tanto que si es excesivo indica falta de sensatez.



Frases de Shakespeare sobre Romeo y Julieta

50. ¿Supe qué es amor? Ojos, desmentidlo, pues nunca hasta ahora la belleza he visto.



51. ¿Por qué el amor, con la venda en los ojos, puede, siendo ciego imponer sus antojos?



52. En los hombres no hay lealtad, fidelidad, ni honradez. Todos son perjuros, embusteros, perversos y falsos.



53. ¡Ah, leal boticario, tus drogas son rápidas! Con un beso muero.



54. Mi único enemigo es tu nombre. Tú eres tú, aunque seas un Montesco.



55. El joven amor solo está en los ojos, no en el corazón.



56. ¿Sabía yo lo que es el amor? Ojos jurad que no, porque nunca había visto una belleza así.



57. Los ojos se hicieron para ver: que vean. No pienso moverme por gusto de nadie.



58. Demasiado pronto te he visto sin conocerte y demasiado tarde te he conocido.



59. El amor corre al amor como el niño huye del libro y, cual niño que va a clase, se retira entristecido.



60. Si el amor es ciego, no puede atinar.



61. Lo bueno poco dura.



62.Enséñame a olvidarme de pensar.



63. Llámame amor y volveré a bautizarme: desde hoy nunca más seré Romeo.



64. Si el amor te maltrata, maltrátalo tú: si se clava, lo clavas y lo hundes.



65. Muerte que robó la miel de tus labios, no tiene poder sobre tu belleza.



66. La muerte es el fin de todo.



67. Se ríe de las heridas quien no las ha sufrido.



68. ¿Quién eres tú, que te ocultas en la noche, que irrumpes en mis pensamientos?



69. No puedo estar orgullosa de lo que odio, pero sí agradezco que se hiciera por amor.



70. El alma humana tiene grandes misterios que penetrar y grandes cuestiones que debatir cuando está sola.



71. ¿Delicado el amor? No, es duro, es áspero y agresivo, es punzante como el espino.



72. El amor es una nube que flota sostenida por un suspiro.



73. Ganso que grazna no muerde.



74. Aquí yace Julieta, y su belleza convierte el panteón en radiante cámara de audiencias.



75. Para el amor no hay barrera de piedra, y, como el amor lo que puede siempre intenta, los tuyos nada pueden contra mí.



76. Para subir a mi lecho erais la ruta, mas yo, virgen, he de morir virgen viuda. Venid, pues. Ven, ama. Voy al lecho nupcial, llévese la muerte mi virginidad.



77. Con el aliento del verano, este brote amoroso puede dar bella flor cuando volvamos a vernos.



Frases de Shakespeare sobre Hamlet

78. Duda que ardan las estrellas, duda que se mueva el sol, duda que haya verdad, mas no dudes de mi amor.



79. Soy malo para hacer versos. No tengo arte para expresar mis penas, pero cree que te amo demasiado.



80. Donde los pequeños miedos crecen, el gran amor crece allí.



81. Tuyo eternamente, mientras este cuerpo exista.



82. Ella es tan conjuntiva a mi vida y mi alma.



83. Donde el amor es grande, las pequeñas dudas son el miedo.



84. Amé a Ofelia. Cuarenta mil hermanos no podían, con toda su cantidad de amor, hacer mi suma.



85. Hay romero, eso es para el recuerdo. Te lo ruego, amor, recuerda.



86. Cuando las penas atacan, lo hacen no como un espía solitario, sino en batallones.



87. Sabemos lo que somos; pero no lo que podemos ser.



88. Parece natural en la vejez excedernos en la desconfianza, igual que es propio de los jóvenes andar escasos de juicio.



89. El resto es silencio.



90. Está muerto y desaparecido. A su cabeza un césped verde hierba, a sus talones una piedra.



91. Ahora se rompe un corazón noble.



92. No, no, está muerto, ve a tu lecho de muerte: No volverá nunca más.



93. La muerte, el país inexplorado del que ningún viajero regresa.



94. La muerte, el país inexplorado del que ningún viajero regresa.



95. Sabes que es común; todo lo que vive debe morir, pasando por la naturaleza a la eternidad.



96. Cuántas veces con el semblante de la devoción y la apariencia de acciones piadosas engañamos al diablo mismo.



97. Lo que yo llevo dentro no se expresa: lo demás es ropaje de la pena.



98. Ni tomes ni des prestado, pues dando se suele perder préstamo y amigo.



99. A todos presta oídos; tu voz, a pocos.



Frases de de Shakespeare sobre Julio César

100. Amo la traición, pero odio al traidor.



101. Por norma, los hombres se preocupan más de lo que no pueden ver que de lo que pueden.



102. La experiencia es la maestra de todas las cosas.



103. Es mejor morir que vivir esperando la muerte.



104. El mal que hacen los hombres vive después de ellos; el bien a menudo es enterrado con sus huesos.



105. Déjame correr y lucharé con cosas que todos piensan que son imposibles.



106. He vivido lo suficiente para satisfacer a ambos, naturaleza y gloria.



107. Solo es arrogancia si fallo.



108. Debemos ganar o morir.



109. Siempre he considerado la dignidad de la República de mayor importancia que la vida.



110. Es mejor sufrir una vez que estar en un sufrimiento perpetuo.



111. Los hombres, en algún punto, son maestros de su destino.



112. La muerte, un final necesario, vendrá cuando venga.



113. Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes prueban la muerte sólo una vez.



114. ¿Querríais más bien que viviera César y moriresclavos todos, que ver morir a César y vivir todos como hombres libres?



115. El abuso de la grandeza existe cuando ésta separa del poder el remordimiento.



116. El que suprime veinte años de vida, suprime veinte años de estar temiendo la muerte.



117. Hay lágrimas para su afecto, alegría para su fortuna, honra para su valor y muerte para su ambición.



118. Los hombres son algunas veces dueños de sus destinos! ¡La culpa, querido Bruto, no es de nuestras estrellas, sino de nosotros mismos, que consentimos en ser inferiores.



119. Si tuviera yo tantos ojos como tú heridas y corrieran mis lágrimas con tanta abundancia como tu sangre, esto parecería más digno en mí que unirme en términos de amistad con tus adversarios!



Frases de de Shakespeare sobre Macbeth

120. Mira que a veces el demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes.



121. Para engañar al mundo, hay que parecer como el mundo.



122. Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer.



123. La alegría es la salsa de las cenas.



124. Yo me atrevo a hacer todo cuanto le cuadre a un hombre, quien se atreva a hacer más no lo sería.



125. Quien saque como vosotros bien del mal, y haga amigo al enemigo, llevará la bendición de Dios.



126. Actúa como una flor inocente, mantén oculta la serpiente.



127. Lo hecho no se puede deshacer.



128. La vida es una sombra errante. Honra, afecto, amistad… y en su lugar, maldiciones.



129. La alegría es la salsa de las cenas.



130. Mira que a veces el demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes.



131. Muchas veces tenemos por amor lo que es verdadera desgracia.



132. Si los hados quieren hacerme rey, lo harán sin que yo busque la corona.



133. Dad palabras al dolor. La desgracia que no habla murmura en el fondo del corazón, que no puede más, hasta que le quiebra.



134. Toca al arma, sople el viento, venga el fin, pues llevando la armadura he de morir.



135. Antes yo quisiera perder la memoria que la hazaña infausta triste recordar.



136. La confianza es el mayor enemigo de los mortales.



137. ¡Las cosas que principian con el mal, solo se afianzan con el mal!



138. Ni en la más condenada región de los infiernos se hallaría un demonio más diabólico que Macbeth.



139. ¡Tu real padre era un santo rey, y la reina que te acarició en su regazo, más veces genuflexa que levantada, murió cada día que vivió.



140. Para engañar a los tiempos confórmate a sus mandatos.



141. Aceptad cuanto os consuele. ¡No hay noche, por larga que sea, que no encuentre al fin el día!



142. Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer.



143. Es menor un peligro real que un horror imaginario.



144. ¿Qué más brillante adorno, qué manjar exquisito se hallaría mas sabroso que amor y que alegría?



145. Esa engañosa palabra mañana, mañana, mañana, nos va llevando por días al sepulcro, y la falaz lumbre del ayer ilumina al necio hasta que cae en la fosa.



146. Mis acentos te causan maravilla; no quieras penetrar en lo que callan; pues las obras que en mal se principiaron solo el mal las prosigue y las acaba.



147. ¡Cuán triste es el festín más suntuoso si alegres brindis, si franqueza pura, no vierten mientras dura cordialidad en torno!



148. Si estuviera consumado ya el acto, bien hecho fuera; o si encerrase en sí misma la hazaña sus consecuencias, con un éxito infalible o con la ruina cierta; de modo que el duro golpe omnipotente pudiera todo el mal o todo el bien llevar en sí de la empresa. Entonces yo saltaría de este promontorio y vega de los tiempos, sin espanto, a las regiones inciertas y costas de lo futuro.



149. Mira que a veces el demonio nos engaña con la verdad, y nos trae la perdición envuelta en dones que parecen inocentes.



150. Para engañar al mundo, hay que parecer como el mundo y mucho más que ello.



151. Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer.



152. La alegría es la salsa de las cenas.



153. Sólo tiene vida en mí lo que aún no existe.